Pos-figuraciones

Las pos-figuraciones son para mí las proyecciones del cielo y de nuestra historia allí, en la historia del hombre en el mundo que nos muestra la Biblia. Recordemos que todo toma sentido en el conocimiento de que vivimos junto a Dios antes de la creación del Universo (ver Principios fundamentales para entender las Profecías)

La Biblia (también el Corán) hace referencia continuamente a nuestra Vida en el cielo y nuestra traición allí. Veamos algunas de las referencias más importantes:

En el Pueblo de Israel

Dios se ha servido del Pueblo de Israel para mostrarnos lo que ocurrió en el Cielo durante la rebelión. Esto en sí mismo no es una prefiguración hacia el futuro, sino de un pasado imposible de conocer por otros medios.

Libro de los Números 21:4-9 Partieron de Hor de la Montaña, camino del mar de Suf, rodeando la tierra de Edom. El pueblo se impacientó por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: «¿Por qué nos habéis subido de Egipto para morir en el desierto? Pues no tenemos ni pan ni agua, y estamos cansados de ese manjar miserable.» Envió entonces Yahveh contra el pueblo serpientes abrasadoras, que mordían al pueblo; y murió mucha gente de Israel. El pueblo fue a decirle a Moisés: «Hemos pecado por haber hablado contra Yahveh y contra ti. Intercede ante Yahveh para que aparte de nosotros las serpientes,» Moisés intercedió por el pueblo. Y dijo Yahveh a Moisés: «Hazte una serpiente abrasadora y ponla sobre un mástil. Todo el que haya sido mordido y lo mire, vivirá.» Hizo Moisés una serpiente de bronce y la puso en un mástil. Y si una serpiente mordía a un hombre y este miraba la serpiente de bronce, quedaba con vida.

Desde el mundo es fácilmente interpretable, pero intentemos escrutar esta palabra desde la perspectiva del cielo. Pensemos que esta lectura también nos habla de nosotros cuando estuvimos en el cielo, que aquí podemos encontrar esa ‘dualidad’ de la que hablo. Entiendo que para un hebreo que no ha visto la prefiguración de Jesucristo aquí, todavía será más difícil poner el comienzo de este pasaje en el cielo, pero intentémoslo.

El primer pasaje parece que nos sitúe y nos describa qué estaba pasando o comenzando a pasar:

4 Partieron de Hor de la Montaña, camino del mar de Suf, rodeando la tierra de Edom. El pueblo se impacientó por el camino.

Estamos en el cielo (montaña, elevada -cielo-) y ya se han puesto en camino al mar = muerte (el mar como es sabido simboliza la muerte). Digamos que sería como decir: Este pueblo que estaba en el cielo (simbolizado pues por la montaña de Hor) ya andaba revolucionado e iba por mal camino (camino de la muerte, simbolizado por el mar).

Dice: «¿Por qué nos habéis subido de Egipto para morir en el desierto? Pues no tenemos ni pan ni agua, y estamos cansados de ese manjar miserable.».

Esto puede referirse a la Libertad (Egipto=esclavitud del pueblo de Israel, de nosotros). ¿Por qué nos has deseado, y hecho libres e independientes a ti? ¿Por qué nos has subido=ascendido=mejorado para morir en el desierto? En realidad, como en la perspectiva normal, desde la tierra, parece explicarnos que ellos se quejaban aun después de conseguir la libertad y tener el alimento proveído por Dios. Luego habla también de una mentira o un engaño (como con la serpiente y la manzana) del que han sido presos los israelitas o los ángeles en el cielo: “para morir en el desierto”; es falso puesto que tienen alimento, aunque luego digan que no.

En este pasaje además puede reflejarse la duda sobre Dios, la tentación del demonio. “Pues no tenemos ni pan ni agua, y estamos cansados de ese manjar miserable”.

Manjar=Esencia, Espíritu; el que da la vida. En el Edén se describe algo parecido, Adán y Eva tienen todos los árboles a su disposición (el manjar, maná es el alimento que tiene el sabor que más complace a cada uno), pero por las mentiras del demonio encuentran más apetecible el de la manzana (el pan y el agua en la lectura).

Libro de los Números 21:6 Envió entonces Yahveh contra el pueblo serpientes abrasadoras, que mordían al pueblo; y murió mucha gente de Israel.

Como ya se ha descrito, al dudar de Dios y vaciarnos de su esencia caemos sin vida lejos del reino; pero Dios para salvarnos nos une a unos cuerpos que evitan que sigamos cayendo y nos coloca junto a los demonios (serpientes que no solo han dudado, sino que odiaron la esencia) para que podamos ejercer nuestra libertad de elegir: a Dios y llenarnos de Vida (del manjar o su esencia, que en algunas traducciones es llamado pan sin cuerpo), o al demonio y el mundo, y continuar en la muerte. No es en realidad un castigo de un Dios vengativo, es ponernos en la situación en la que nos podamos salvar porque para salvarnos tenemos que desear ser sus deseos otra vez en nuestra libertad, y sin posibilidad de elegir no hay libertad posible (recordemos además que caemos ya muertos al mundo, vacíos de Dios Esencia). Así, esta cara de Dios coincide más con el nuevo testamento, un Dios de amor, no vengativo. Entonces, muchos caen en el mundo en los engaños de los diablos y sus tentaciones y mueren (porque el pecado te trae, o te confirma en, la muerte). Después viene:

Libro de los Números 21:7 El pueblo fue a decirle a Moisés: «Hemos pecado por haber hablado contra Yahveh y contra ti. Intercede ante Yahveh para que aparte de nosotros las serpientes,» Moisés intercedió por el pueblo.

Los hombres en su búsqueda de Dios (Torá o Antiguo Testamento), le suplican por la salvación. Se arrepienten, el hombre va madurando.

Libro de los Números 21:8 Y dijo Yahveh a Moisés: «Hazte una serpiente abrasadora y ponla sobre un mástil. Todo el que haya sido mordido y lo mire, vivirá.»

Tras la súplica en la lectura, cuando el pueblo está listo para recibirlo, mirado desde el cielo, envía a su Hijo para que lo levanten sobre una cruz (mástil) y todo el que haya muerto en el pecado y le mire (se acerque a Él) viva. ¿Por qué si no poner una serpiente abrasadora para salvar (algo que simboliza la muerte), y no algo bueno o bonito? La serpiente abrasadora es Jesucristo clavado en la cruz, del que se apartaban los ojos al mirarle de lo ensangrentado y desfigurado que estaba; que simbolizando la muerte (muerte en el mundo) trae la vida, la resurrección.

Curioso que mirando una imagen de la muerte, uno viva; curioso que cuando morimos por los demás conseguimos la vida eterna.

En las 10 Plagas+Exodo = Escalera de Jacob

Si queréis compaginar, las plagas están en los capítulos del Éxodo 7,8,9,10,11,12. Además, esta lista de sucesos se refleja también en el Apocalipsis de manera encriptada como aquí. Ya hemos visto a quién simboliza el Faraón en nuestra historia: el demonio. Y la esclavitud, al pecado, a la imposibilidad de recibir el Espíritu Santo, a la muerte interior. Voy a exponer la relación de las diez plagas que Dios envía para nuestra liberación (aunque como se verá, también muestran nuestra caída desde el cielo), y la correspondencia de estas con los diez escalones (o acontecimientos que nos acercan al cielo), presentes en el Éxodo. Constituyéndose las plagas como escalones hacia abajo y los hechos ocurridos en el Éxodo, como escalones hacia arriba (todos perfectamente ordenados como aparecen en la Biblia). Dado que como afirmo fuimos «ángeles» y en la tierra acabamos, ¿No será esta la Escalera de Jacob que se le prefiguró en un sueño a Isaac? Os ruego leáis esto con atención y comprobéis que no es un disparate.

En el Inicio, antes de las plagas, el cayado se torna en serpiente. Hace referencia al momento en el que Satán cambia de Ángel, o ser que contiene la Esencia de Vida, el Espíritu Santo simbolizado como el Árbol de la Vida en el Antiguo testamento (ya se ha explicado esto), a serpiente. De una parte del Árbol de la Vida (tu cayado) pasa a serpiente. Pero sus magos convierten también los báculos en serpientes, que quiere decir que por obra de Satanás otros se volvieron también ángeles caídos. El hecho de que la vara de Moisés se convierte en serpiente también, hace referencia a Jesucristo, quien siendo parte del ‘Árbol de la vida’ toma forma de hombre (pecado). Este se comerá a las otras serpientes haciendo ya referencia a lo que ocurrirá en la pasión.

Éxo 7:8Habló Yahveh a Moisés y Aarón, y dijo: 9«Cuando Faraón os diga: Haced algún prodigio, dirás a Aarón: «Toma tu cayado y échalo delante de Faraón, y que se convierta en serpiente.»» 10Presentáronse, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron lo que Yahveh había ordenado: Aarón echó su cayado delante de Faraón y de sus servidores, y se convirtió en serpiente. 11También Faraón llamó a los sabios y a los hechiceros, y también ellos, los sabios egipcios, hicieron con sus encantamientos las mismas cosas. 12Echó cada cual su vara, y se trocaron en serpientes; pero el cayado de Aarón devoró sus varas.

La Escalera de Jacob (Bajada)

La 1ª plaga

El agua se convierte en sangre. El agua del Nilo, es el agua que riega a Egipto. De nuevo, agua simboliza a la Esencia de Dios. Antes todos compartíamos “algo” de esa Esencia (aquí y ahora en la tierra, también los que están en Gracia). Dice que convierte con el báculo (el que representaba parte del árbol de la vida antes), esa Agua en sangre. El Agua desaparece y solo queda sangre. Aquellos que se levantan o dudan dejan de estar regados por la Esencia de Dios. Se vacían. Los peces cuyo medio natural es el Agua, mueren. Morimos como deseos de Dios. Ya no tenemos su esencia. En realidad, esto ocurre primero a los que se levantaron y por obra del demonio (los magos que también convierten agua en sangre), los demás sufren la misma suerte. Estos últimos son los ángeles Eva y por amor a estos también los ángeles Adán. Habrá sangre … hasta en los árboles y las piedras. Los árboles representan a las ‘personas’ libres, quizá se refiera a los Adán-Eva o solo a los Adán; y las piedras a los Eva o el otro caso a los caídos. Como nota a tener en cuenta, esta plaga no consta que se retira como otras plagas en las que el faraón se arrepiente y le pide a Moisés que las aparte; lo que significa que perdemos para siempre nuestra naturaleza celestial y ya solo los que lo consigan volverán a contener el Espíritu Santo en la naturaleza hombre (punto este no alcanzado todavía en estas plagas). Por supuesto los levantados o ángeles caídos no podrán nunca porque ni siquiera llegarán a tomar cuerpo de hombre.

Éxo 7:17Así dice Yahveh: En esto conocerás que yo soy Yahveh: Mira que voy a golpear con el cayado que tengo en la mano las aguas del Río, y se convertirán en sangre. 18Los peces del Río morirán, y el Río quedará apestado de modo que los egipcios no podrán ya beber agua del Río.» 19Yahveh dijo a Moisés: «Di a Aarón: Toma tu cayado, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus canales, sobre sus ríos, sobre sus lagunas y sobre todos sus depósitos de agua. Se convertirán en sangre; y habrá sangre en toda la tierra de Egipto, hasta en los árboles y la piedras.» 20Moisés y Aarón hicieron lo que Yahveh les había mandado: alzó el cayado y golpeó las aguas que hay en el Rió en presencia de Faraón y de sus servidores, y todas las aguas del Rió se convirtieron en sangre. 21Los peces del Río murieron, el Río quedó apestado de modo que los egipcios nos pudieron beber el agua del Río; hubo sangre en todo el país de Egipto. 22Pero lo mismo hicieron con sus encantamientos los magos de Egipto; y el corazón de Faraón se endureció y no les escuchó, como había dicho Yahveh.

La 2ª plaga

Las Ranas
Con el báculo Moisés hace que salten las ranas del Nilo por todo Egipto. Esto es en lo que hemos quedado: ranas que son anfibias, pero no como peces. De estar en el río pasamos a estar fuera de él, como si fuéramos débiles bolsitas verdes. Es un salto previo a vivir en la tierra (quizá el momento en el que ya no estábamos en Dios sino cerca de Él). Como siempre esto es para los que se levantaron, pero igualmente ocurre para los Adanes y Evas. Por obra del Demonio (sus magos) muchos cayeron. Esto quizá se deba al concepto de Justicia, pues, aunque algunos odiaron, todos los que acabamos en la tierra nos vaciamos (ver Justicia y Redención en Jesucristo). Satán y sus demonios exigen el mismo destino que nosotros por habernos quedado vacíos como ellos.

  Éxo 8:1Dijo Yahveh a Moisés: «Di a Aarón: Extiende tu mano con tu cayado sobre los canales, sobre los ríos y sobre las lagunas, y haz que suban las ranas sobre la tierra de Egipto.» 2Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto; subieron la ranas y cubrieron la tierra de Egipto. 3Pero los magos hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron subir las ranas sobre la tierra de Egipto.

La 3ª y 4ª plaga

Los Mosquitos y los Tábanos
Esta es la primera plaga que no pueden repetir los “magos del Faraón”. Los mosquitos aparecen sobre los hombres y sobre los ganados. Vamos a pensar que ganados se refiere a Evas tal y como ocurre en Noé y en otros lugares (en el Arca se meten aves = adanes -se pueden separar del mundo- ganado = evas -víctimas indefensas ante los réptiles, para los que solo tienen oídos- y reptiles = demonios). Los hombres pueden ser los adanes o bien los levantados. Los mosquitos, y los tábanos después, creo que son los ángeles en lucha con los levantados. Creo que en estos se habla de la batalla de ángeles y arcángeles con los vacíos de Dios.

Cabe resaltar en la plaga de los tábanos, que no hay opción para el Faraón, es decir, no hay consulta; no quita los mosquitos una vez que se arrepiente el Faraón y luego salen los tábanos. Probablemente sea porque los mosquitos y los tábanos corresponden al mismo momento en el cielo: a esa batalla celestial en la que atacaron los ángeles y arcángeles juntos contra los caídos. Pero había que hacer una diferenciación entre los participantes. Nombrar que primero fueron los ángeles y luego se unieron los arcángeles, porque más tarde será Dios mismo el que intervenga. La razón por la que se indica la jerarquía es que todos, antes o después lucharemos según nuestra capacidad, esto se complementa con los escalones correspondientes a esta plaga, los escalones 8 y 7.

Éxo 8:12 Dijo Yahveh a Moisés: «Di a Aarón: extiende tu cayado y golpea el polvo de la tierra que se convertirá en mosquitos sobre todo el país de Egipto.» 13 Así lo hicieron: Aarón extendió su mano con el cayado y golpeó el polvo de la tierra; y hubo mosquitos sobre los hombres y sobre los ganados. Todo el polvo de la tierra se convirtió en mosquitos sobre todo el país de Egipto. 14 Los magos intentaron con sus encantamientos hacer salir mosquitos, pero no pudieron. Hubo, pues, mosquitos sobre hombres y ganados.

Exo 8:17 Si no dejas salir a mi pueblo, mira que voy a enviar tábanos contra ti, contra tus siervos, tu pueblo y tus casas, de manera que las casas de los egipcios y hasta el suelo sobre el cual están se llenarán de tábanos. 18 Pero exceptuaré ese día la región de Gosen, donde está mi pueblo, para que no haya allí tábanos, a fin de que sepas que yo soy Yahveh en medio de la tierra; 19 haré distinción entre mi pueblo y el tuyo. Este prodigio sucederá mañana.» 20 Así lo hizo Yahveh, y un enorme enjambre de tábanos vino sobre la casa de Faraón y la casas de sus siervos; y toda la tierra de Egipto; la tierra fue devastada por los tábanos

La 5ª plaga

Muerte del Ganado
Los Evas comenten peor falta que los Adanes, pues desean la Esencia de Dios, aunque no se levantan y además por estos se vacían también los adanes que más bien consintieron por amor a ‘ellas’. Como ya he dicho varias veces, por justicia, los Eva no pueden recibir en la tierra a Dios salvo por obra de los adanes; tal y como estos recibieron la condenación por los primeros. Creo que esta es la plaga que borra a los Eva del Libro de la Vida. Aquí “ganado de Israel” en contraposición, serían los Adanes o bien los ángeles fieles.

Éxo 9:2Si te niegas a dejarles salir y los sigues reteniendo, 3 mira que la mano de Yahveh caerá sobre tus ganados del campo, sobre los caballos, sobre los asnos, sobre los camellos, sobre la vacadas y sobre las ovejas; habrá una grandísima peste. 4Pero Yahveh hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de los egipcios, de modo que nada perecerá de lo perteneciente a Israel.» 5Y Yahveh fijó el plazo, diciendo: «Mañana hará esto Yahveh en el país.» 6Al día siguiente cumplió Yahveh su palabra y murió todo el ganado de los egipcios; mas del ganado de los israelitas no murió ni una sola cabeza.

La 6ª plaga

Las Úlceras
Se refiere a cómo nuestra alma o bolsa contenedora del Espíritu vacía entonces, queda deteriorada (ulcerada) incapaz de recibir el Espíritu Santo. Ya no somos deseos de Dios ni siquiera cuando pasemos luego a ser hombres. Esto ocurre a hombres, ganado y magos, es decir a Adanes, Evas y demonios (o levantados). No es lo mismo que lo ocurrido en la plaga anterior porque las úlceras efectivamente son producidas a todos los que pierden el espíritu, a los caídos además no se les da cuerpo (son odio), pero los Eva en el mundo tienen la imposibilidad de escuchar al Señor por sí mismos. Son de los millones de muertos andantes que hay por ahí, pero además incapaces de cambiar su situación por sí mismos. Bien es cierto que como he comentado ya, los Adanes pueden revivirlos por medio de su amor (pueden mostrarles a Dios en su vida) de la misma manera que ellos fueron muertos por amor hacia los Eva

Éxo 9:8 Dijo Yahveh a Moisés y a Aarón: «Tomad dos grandes puñados de hollín de horno, y que Moisés lo lance hacia el cielo, en presencia de Faraón; 9se convertirá en polvo fino sobre todo el territorio de Egipto, y formará erupciones pustulosas, en hombres y ganados, por toda la tierra de Egipto.» 10Tomaron, pues, hollín de horno y presentándose ante Faraón, lo lanzó Moisés hacia el cielo, y hubo erupciones pustulosas en hombres y ganados. 11Ni los magos pudieron permanecer delante de Moisés a causa de las erupciones; pues los magos tenían las mismas erupciones que todos los egipcios.


La 7ª plaga

El Granizo
Dice aquí que mandará todas las plagas a la vez (14). Los mosquitos y los tábanos se referían a la lucha de los ángeles y los arcángeles, pero aquí es Dios Padre el que se hace presente. Da un golpe en la mesa. El granizo haciendo referencia al agua endurecida puede hablarnos de eso. Que morirán todos los ganados y los hombres que no se metan en la casa; dice que los temerosos de Dios lo hicieron y los que no, murieron. Quizá se refiera a que era necesario el arrepentimiento de lo hecho para poder seguir adelante. Hemos visto que solo el arrepentimiento no bastaba para recuperar el Espíritu Santo, pues por justicia si lo recuperábamos los Adán o los Eva lo debían recuperar también los demonios, pues todos nos vaciamos del Espíritu por desamor o infidelidad. Aun así, el arrepentimiento, el temor de Dios era necesario para un día poder recuperar el Espíritu en los planes de Dios. La casa puede hacer referencia a nuestra alma como se verá en la 10ª plaga. A reportarnos a nosotros mismos. No querer más de lo que somos.

Es interesante comprobar como en esta plaga (la única), hay egipcios que ponen al abrigo a sus siervos y ganados. ¿Quiénes son estos siervos y ganados? Vuelve a hablar de los Eva y quizá de los Adán, puesto que estos (aunque más los Eva) han idolatrado a los caídos, siguiéndolos y dando la espalda a Dios. También puede hacer referencia a que fue la última oportunidad para los caídos de arrepentirse. Si estos eran activistas pro-rebelión, y tenían seguidores Eva-Adán (de los cuales esto dice en la Biblia, que idolatraban reptiles…), quizá se les dio un ultimátum para aplacarse. O quizá ninguno era todavía caído (demonio) hasta este punto; cuando tras este momento o ultimátum no se rindieron. Después en el versículo (31) dice: El lino y la cebada se estropearon, pues la cebada estaba en espiga y el lino estaba floreciendo. (32) El trigo y la espelta no se estropearon, por ser tardíos. Aquí se refiere también a los distintos tipos de ángeles. Como en el apocalipsis, creo que cebada se refiere a los Eva, lino quizá a los Adanes y trigo a los ángeles fieles. Habría que investigar esto más. Otra anotación es que esta es la 7ª plaga, número este (7) que como ya se ha explicado simboliza la perfección.

Éxo 9:14 porque esta vez voy a mandar todas mis plagas contra ti, tus servidores y tu pueblo, para que sepas que no hay nadie como yo en toda la tierra.
Exo 9:18 Pues mira que mañana, a esta hora, haré llover una granizada tan fuerte, como no hubo otra en Egipto desde el día en que fue fundado hasta el presente. 19 Ahora, pues, manda poner a salvo tu ganado y cuanto tienes en del campo; porque el granizo descargará sobre todos los hombres y animales que se hallan en el campo, y cuantos no se hayan recogido bajo techumbre perecerán.» 20 Aquéllos de los siervos de Faraón que temieron la palabra de Yahveh pusieron al abrigo a sus siervos y su ganado; 21 mas los que no hicieron caso de la palabra de Yahveh, dejaron en el campo a sus siervos y su ganado. 32 mas los que no hicieron caso de la palabra del Señor dejaron en el campo a sus esclavos y ganados.
Éxo 9:22 El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo, y caerá granizo en toda la tierra de Egipto: sobre los hombres, los ganados y sobre toda la hierba del campo en Egipto».  23 Moisés extendió su bastón hacia el cielo y el Señor lanzó truenos, granizo y rayos a la tierra. El Señor desencadenó una lluvia de granizo sobre la tierra de Egipto.  24 El granizo, con los rayos formados entre el granizo, fue tan fuerte que jamás se había visto algo semejante en la tierra de Egipto desde que comenzó a ser nación.  25 El granizo golpeó en toda la tierra de Egipto cuanto había en el campo, desde los hombres hasta los ganados. Machacó también el granizo toda la hierba del campo y tronchó todos los árboles del campo.  26 Solo en la región de Gosén, donde habitaban los hijos de Israel, no hubo granizo.  27 Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón y les dijo: «Esta vez he obrado mal; el Señor es justo, mientras yo y mi pueblo somos culpables.  28 Rogad al Señor que ya basta de truenos y granizo. Yo os dejaré marchar y no os retendré más». 29 Moisés le respondió: «Cuando salga de la ciudad, extenderé mis manos hacia el Señor y cesarán los truenos y no habrá más granizo, para que sepas que del Señor es la tierra.  30 Aunque sé que tú y tus servidores no teméis aún al Señor Dios».  31 (El lino y la cebada se estropearon, pues la cebada estaba en espiga y el lino estaba floreciendo.  32 El trigo y la espelta no se estropearon, por ser tardíos). 33 Moisés salió de la presencia del faraón y de la ciudad, y extendió sus manos hacia el Señor; cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia dejó de caer sobre la tierra.  34  Viendo el faraón que habían cesado la lluvia, el granizo y los truenos, volvió a obrar mal y se obstinó de nuevo, él y sus servidores.  35 Se obstinó, pues, el faraón y no dejó marchar a los hijos de Israel, como había dicho el Señor por medio de Moisés. 

La 8ª plaga

Las Langostas
Es el momento en el que Dios nos tiene a todos firmes y pide explicaciones. Y, sobre todo, es el momento en el que satán y los suyos hacen el chantaje a Dios; claman a la justicia para recibir el mismo destino que los Adán-Eva. Razón por la que se desarrolla el mundo o nuestra historia de salvación como lo hace. El Señor quiere salvar a los Adán especialmente (3 … Deja machar a mi pueblo para que me rinda culto, 9… iremos con nuestros niños, ancianos…) Se refiere también, al momento real de la expulsión. Las langostas cubrirán la tierra, que hasta entonces era el jardín del Edén. Es el castigo que cae sobre todos nosotros, los que quedamos después de la granizada, después de que Dios mismo pusiera orden en la batalla. Es tan grave lo ocurrido en el cielo que quizá hasta los propios ángeles fieles quedaron en entredicho, por ser Luzbel antes un ángel y haber concebido iniquidad. Pero finalmente estos permanecen: ’11 marchad si queréis solo los hombres’. Desaparecen los árboles, y sus frutos, quizá la libertad y persona de los caídos (en toda la tierra de Egipto). Nuestra existencia vacíos de Dios, pasa a otro lugar.

Éxo 10:3 Moisés y Aarón se presentaron al faraón y le dijeron: «Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: “¿Hasta cuándo te negarás a humillarte ante mí? Deja marchar a mi pueblo para que me rinda culto 4 Si te niegas a dejar salir a mi pueblo, mira que mañana traeré langostas sobre tu territorio; 5 y cubrirán la superficie del país, de suerte que ni podrá verse el suelo. Devorarán lo que os quedó de la granizada, y comerán todos los árboles que os crecen en el campo. 6 Llenarán tus casas, las casas de todos los egipcios, como nunca vieron tus padres, ni los padres de tus padres, desde el día en que existieron sobre la tierra hasta el día de hoy.» Y retirándose salió de la presencia de Faraón.
7 Los servidores del faraón le dijeron: «¿Hasta cuándo va a ser ese una trampa para nosotros? Deja marchar a esa gente para que rinda culto al Señor su Dios. ¿Aún no te das cuenta de que Egipto se está arruinando?».  8 Hicieron, pues, volver a Moisés y a Aarón ante el faraón, que les dijo: «Id a rendir culto al Señor vuestro Dios; pero decidme ¿quiénes van a ir?».  9 Moisés respondió: «Iremos con nuestros niños y nuestros ancianos, con nuestros hijos y nuestras hijas, con nuestras ovejas y nuestras vacas, pues hemos de celebrar la fiesta del Señor».  10 Él les contestó: «¡Así esté el Señor con vosotros, como que yo os deje salir con vuestros pequeños! ¡A la vista están vuestras malas intenciones!  11 No; marchad si queréis solo los hombres y rendid culto al Señor, pues eso es lo que pedíais». Y los echaron de la presencia del faraón.  12 El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto y que venga la langosta e invada la tierra de Egipto y devore toda la hierba de la tierra y cuanto quedó del granizo».  13 Moisés extendió su bastón sobre la tierra de Egipto yel Señor hizo soplar el viento del Este sobre la tierra todo el día y toda la noche. Al amanecer, el viento del Este había traído la langosta.
Éxo 10:15 Cubrieron toda la superficie del país hasta oscurecer la tierra; devoraron toda la hierba del país y todos los frutos de los árboles que el granizo había dejado; no quedó nada verde ni en los árboles ni en las hierbas del campo en toda la tierra de Egipto.

La 9ª plaga

Las Tinieblas
Este es el momento en el que Dios se esconde a nosotros. Pasamos a tener una nueva “vida” en la nueva naturaleza hombre, en la que nacemos sin saber de dónde venimos ni a dónde vamos. También es representado esto como la torre de Babel y Noé, y aunque en la torre de Babel se hace hincapié en la distinción de religiones, el origen es el mismo: las tinieblas o escondimiento de Dios que nos permiten elegirle sin miedo a sus represalias, es decir, en libertad. Las tinieblas aquí en el mundo, tampoco nos permiten vernos entre nosotros. En el cielo éramos capaces de sentirnos mutuamente, pues el Espíritu Santo fluía por todos nosotros, aquí ya no hasta la pasión y entonces, aquel que se llene del Espíritu no lo hará en la intensidad celestial y tampoco sentirá al hermano de la misma forma que allí.

Éxo 10:21 Yahveh dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo, y haya sobre la tierra de Egipto tinieblas que puedan palparse.» 22 Extendió, pues, Moisés su mano hacia el cielo, y hubo por tres días densas tinieblas en todo el país de Egipto. 23 No se veían unos a otros, y nadie se levantó de su sitio por espacio de tres días, mientras que todos los israelitas tenían luz en sus moradas. 24 El faraón llamó a Moisés y dijo: «Id a ofrecer culto al Señor; también los niños pueden ir con vosotros, pero dejad las ovejas y las vacas». 25 Respondió Moisés: «Tienes que dejarnos llevar víctimas para los sacrificios y holocaustos que hemos de ofrecer al Señor nuestro Dios. 26 También el ganado tiene que venir con nosotros, sin quedar ni una res, pues de ello tenemos que ofrecer al Señor, nuestro Dios, y no sabemos qué hemos de ofrecer al Señor hasta que lleguemos allá».
Éxo 10:29 Respondió Moisés: «Tú lo has dicho: no volveré a ver tu rostro.»

La 10ª plaga

La Muerte de todos los primogénitos. Así dice Yahvé: A media noche Yo pasaré por en medio de Egipto. Morirán en el país de Egipto todos los primogénitos. A media noche parece referirse a la mitad de nuestro periodo de tinieblas, la vida de la humanidad en el mundo. Veamos por qué dice todos los primogénitos. Jesucristo es la primera persona creada que contiene la esencia exacta de Dios (única en esto último salvo Dios Padre y la propia Esencia o Espíritu Santo). En la medida en la que todos participábamos de la Santísima Trinidad por ser personas creadas y mantener en una ínfima parte o intensidad la Esencia de Dios, para todos nosotros Jesucristo es el primogénito. Si yo soy el más pequeño de una familia de cuatro hermanos, mi hermano mayor para mí es mi hermano primogénito. Siendo así, Jesucristo es el Primogénito de todas las siguientes personas creadas. Tanto de los que se convirtieron en demonios, como el ganado (Evas) como todos nosotros. El resto ya lo he dicho varias veces: Es la muerte del primogénito, su sacrificio en la cruz y su infinito acto de amor el que hace capaz a la naturaleza hombre volver a llenarse del Espíritu Santo, es decir: ESCAPAR DE LA ESCLAVITUD DEL FARAÓN. Recordemos: muere el cuerpo, la persona de Cristo como contenedora de Dios no deja de ser, y aunque se le aparta el Espíritu durante la Cruz, muere amando de manera absoluta, y por la permanencia de la persona en el amor absoluto (exclusivamente como hombre) vuelve el Espíritu Santo en la misma intensidad de Dios, en la nueva naturaleza forjada al crisol, (esto ocurre justo un segundo antes de morir el cuerpo quizá). Así, como en la naturaleza hombre muere amando aún bajo tortura, mantiene exacta la Esencia de Dios y esto es lo que nos salva y nos redime como nueva naturaleza capaz de recibir a Dios (amor infinito). ¿Y por qué debía ser Jesucristo? Porque Jesucristo, fue el primero creado. Aquel que complació a Dios. El que amó tanto a Dios como Dios a él y comparte la Esencia de Dios o está en la misma fuente. El que valida la naturaleza “creación” como capaz de recibir el Espíritu Santo. Gracias a él Dios creará nuevos seres independientes a Él capaces de recibir el Espíritu Santo en una medida u otra (ángeles). Y los creará a imagen y semejanza, también de la relación Dios Jesucristo compartiendo Espíritu Santo. Nos creará ya en el cielo como Uno + Otro + Espíritu Santo en medio. Porque nuestra razón de ser y nuestra felicidad reside en amar y donarse. Y no solo a tu pareja sino a Dios y al prójimo; estos están representados por el Espíritu Santo, Esencia de Dios mismo compartida por todos en el cielo y por muchos como hombres tras la pasión. Jesucristo es el principio fundador que permitió ser a los ángeles, también a los traidores. Debe ser el mismo principio fundador mostrando el mismo amor el que haga digna la naturaleza hombre, sin que nadie pueda reclamar injusticia. Porque hacer una nueva naturaleza salvadora, arbitrariamente para un criminal y para otro no, podría ser tachado por injusto por el segundo. Hay algunos detalles a tener en cuenta en la descripción de las plagas. La primera y más importante es que Dios obceca al Faraón (refiriéndose al de la tierra, no a Satán) para manifestar su poder y para que se proclame su nombre por toda la tierra. Efectivamente, Dios no tiene tiempo. Aunque respete nuestras decisiones, Él puede ir a su antojo, del principio al final de la historia de la humanidad y actuar en ella para nuestra salvación, en el conocimiento de lo que ocurrirá, pero respetando nuestra libertad.

Éxo 11:1 El Señor dijo a Moisés: «Todavía tengo que enviar una plaga al faraón y a Egipto, tras lo cual os dejará marchar de aquí; más aún, os expulsará definitivamente de aquí.
Éxo 11:4 Moisés dijo: «Así dice Yahveh: hacia media noche pasaré yo a través de Egipto; 5 y morirá en el país de Egipto todo primogénito, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono hasta el primogénito de la esclava encargada de moler, así como todo primer nacido del ganado.  6 Y se oirá un inmenso clamor en la tierra de Egipto como nunca lo ha habido ni lo habrá.  7 Mientras que a los hijos de Israel ni un perro les ladrará, ni a los hombres ni a las bestias; para que sepan que el Señor distingue entre Egipto e Israel.

Así, aquí, Él dibuja nuestra historia de salvación con lo que pasó antes de todos los tiempos y con lo que habría de pasar en la cruz de Cristo. Así, Él hizo coincidir el día del sacrificio de los corderos o cabritos sin mancha del día de la Pascua Judía, con el día del sacrificio de Jesucristo, el día de nuestra Pascua; porque vienen a representar lo mismo, nuestra liberación de la esclavitud faraón, del demonio. Así, Él hizo untar las dos jambas y el dintel de sus casas con la sangre de los corderos para que la muerte no entrara en ellas. Porque esto será signo de que con la sangre de Cristo (el cordero sin mancha) se cierra esa espita o puerta que, rota, abierta y ulcerada, impedía que pudiéramos retener el Espíritu Santo; impedía que entrase la vida en nosotros y nos mantenía en la muerte. Equiparando así, a aquellas casas con nuestra propia alma. Hay otros detalles, como que en algunas plagas especifica que no tocarán a su pueblo, al pueblo de Israel. Entiendo que, en lo referente al cielo, se refiere a los ángeles fieles, otras veces, entre nosotros, a los adanes. De todas formas, no he podido profundizar mucho en estas lecturas porque urge que termine ya el libro. Los que conozcan un poco la Biblia podrán llegar a conclusiones más precisas que las mías, pero aun así creo que todo va encaminado tal y como lo describo aquí, y, además, como el resto de lo escrito, cuadra milimétricamente con la Biblia y la palabra de Dios desde antes del origen de los tiempos. Tampoco he podido comparar traducciones; como anotación os diré que en la Biblia de Jerusalén dice que los primeros versículos de la 1ª plaga, según lo aquí descrito, provienen de la tradición yahvista, lo que realmente no sé qué quiere decir. Por eso sé que los entendidos podrán sacar mucho más fruto desde la perspectiva que aquí describo, del que yo he sacado; al final eso es lo que importa. Y cuando se den cuenta de lo evidente, no quedará otra que unirnos en el amor de Dios, pues realmente todo queda desvelado por Su voluntad. Aquello que Él quiso ocultar, hoy lo revela. ¡Qué significativo es esto! En sí mismo es una señal que nos habla de la proximidad de su nueva venida.

Las plagas tienen un orden lógico según lo ocurrido en el cielo también; quizá algunas que hablan de cómo quedó nuestro ser pudieron pasar casi al mismo tiempo que otras (por ejemplo, la 1ª y 2ª); ¿todo esto sugiere que en el cielo hubo algún tipo de tiempo? En los Escalones que se verán, casi todo lo descrito es consecuencia o son ‘gracias’ ganadas en la pasión, por lo que serían casi inmediatas. No obstante, parece claro que se colocan en riguroso orden en el Éxodo para coincidir con las plagas. Incluso el 6º escalón (agua de la Piedra, en referencia a la cura de los Eva) que aún no se ha producido, está alineado con la 5ª plaga (la sordera de los Eva o necios).